Logo CIEMAT

Noticias

Desde 2016 la UE busca un 27 % de Renovables para 2030 con una mejora del 30 % en la eficiencia energética

 

17/11/2017

Energías renovables y ahorro energético

A finales de noviembre de 2016, la Comisión Europea (CE) propuso bajo la iniciativa “Energía Limpia”, el conocido “Paquete de invierno” que establece los objetivos climáticos europeos para 2030, manteniendo, a la vez, la seguridad de suministro y la Competividad de los precios de la energía.

   

Este conjunto de normas contempla una reducción, de al menos el 40%, las emisiones contaminantes respecto a 1990, elevar la cuota de renovables por encima del 27% para 2030 y la mejora en un 30% de la eficiencia energética para el mismo horizonte, sin considerar un reparto específico por países, además de seguir estableciendo medidas para el desarrollo del mercado interior europeo de la energía, también acordadas en el Acuerdo de Paris.

   

En este marco regulatorio, la División de Energías Renovables del CIEMAT, está enfocando los proyectos de I+D en los que participa y lidera para propiciar este contexto. Primero transfiriendo su know how en proyectos con empresas y después validando la tecnología para que el tejido industrial y la sociedad se beneficien con garantías.

   

Además, los consumidores tendrán más facilidad de cambiar de suministrador, acceder a herramientas de comparación de precios, así como la posibilidad de producir y vender su propia electricidad, siempre y cuando cumplan una serie de requisitos previamente establecidos evitando que se produzcan subvenciones cruzadas.

   

Se busca un sistema energético europeo más sostenible, seguro y competitivo que permita compatibilizar el cumplimiento con los objetivos de cambio climático establecidos en Paris con la entrega de energía al consumidor a precios asequibles.

   

Los Mercados mayoristas y minoristas se deberán regir por:

   

1.- Autoconsumo y clientes: destaca la supresión de las tarifas reguladas, aunque pueden estar en vigor un periodo de 5 años y el pago por parte de los consumidores, tanto por la energía consumida, como por la inyectada, excluyéndose así el balance neto, mecanismo por el cual se le permitirá al cliente usar la red eléctrica de forma gratuita.

   

2.- Mecanismos de capacidad: se permitirán tanto para la generación nueva o existente, siempre y cuando sean aprobados por la Dirección General de la Competencia. Pero quedará excluida de este mecanismo la generación nueva que emita una cantidad superior a 550gCO₂/kwh. Los países que a la entrada en vigor de esta norma tengan mecanismos de capacidad, ya establecidos, deberán adaptarlos.

   

3.- Reservas estratégicas: se permitirán pero solo para la capacidad existente y deberán despacharse al valor de la energía no suministrada. Este mecanismo no será permitido para las nuevas centrales de generación.

   

4.- DSO: los operadores del sistema de distribución (DSO) jugarán un papel más activo a la hora de la contratación de servicios, tanto de generación distribuida como de flexibilidad de demanda. Además se le permitirá el desarrollo de almacenamiento en ciertas situaciones en las que la correcta operación del sistema lo requiera.

   

Con este marco normativo se busca que las renovables lleguen al 27% del consumo final de energía para el año 2030 en la zona euro. Lo que supondrá un ahorro en el periodo  2014-2035 de 6,8 billones de euros. Con el diseño de un nuevo mercado de la electricidad, además de la nueva directiva sobre renovables, se fijará un marco regulatorio enfocado a la competencia de las diferentes tecnologías, así como favorecer las inversiones, sin poder poner en peligro los objetivos fijados tanto de cambio climático como de eficiencia energética. La libertad de cierre (o hibernación) de la generación, la introducción de mecanismos de capacidad, la eliminación de la prioridad de despacho generalizando la responsabilidad de balance (a excepción de las renovables y la cogeneración menor de 500W) también serán claves.

   

Por otro lado, la meta en eficiencia energética en la UE se establece en un 30% de mejora. Las herramientas regulatorias y financieras, así como medidas en el ámbito de la eficiencia energética en las infraestructuras, el transporte o el ecodiseño también se tendrán en cuenta en cada estado miembro. Se busca completar, aún más, la directiva de eficiencia energética, alineando sus objetivos con aquellos que se pretenden alcanzar en 2030 como la renovación de edificios a la hora de cumplir con las directrices establecidas, ya que consumen el 40% del total de la energía utilizada en la UE.

   

Esta prevista una inversión de 23.800 millones de euros para 2030 encaminados a incrementar la Competividad de la Industria en materia de eficiencia en sus infraestructuras, un ahorro de 70 millones de euros, gracias a la reducción de las importaciones de combustibles fósiles en un 12% para 2030, o un gasto en materia de ayudas a personas vulnerables, a través de inversiones en eficiencia energética en viviendas, entre otras medidas.

   

Los pasos a seguir por las Administraciones de los países miembros abarcan desde la utilización  de contadores inteligentes, la eliminación del floor del precio del mercado o el papel de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E), entre otros. Así como la generación de 900.000 empleos, para los cuales prevé un presupuesto de 190.000 millones de euros a la economía, con una inversión anual de 379.000 millones de euros.

   
Desde 2016 la UE busca un 27 % de Renovables para 2030 con una mejora del 30 % en la eficiencia energética