Logo CIEMAT

SALA DE PRENSA

 

Noticias

La directora del Departamento de Energía del CIEMAT participa en la mesa redonda "Transición energética y nuevo ciclo europeo"

 

12/07/2019

Energías renovables y ahorro energético

M.ª Luisa Castaño, directora del Departamento de Energía del CIEMAT, participó en la mesa redonda que, bajo el título “Transición energética y nuevo ciclo europeo”, organizó el Real Instituto Elcano con la colaboración de Fundación Repsol y Casa de América el pasado 24 de junio, en la Casa de América, Madrid. Antonio Pérez-Hernández, director general de Casa de América, inauguró la jornada.

 
 

Previamente, dos expertos, Antonio Brufau, presidente de Repsol, y Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano, conversaron sobre la transición energética desde la perspectiva empresarial. La mesa, constituida por M.ª Luisa Castaño, directora del Departamento de Energía del CIEMAT, Mariano Marzo, catedrático de Estratigrafía y profesor de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, y Simone Tagliapietra, investigador senior del área de Energía de Bruegel y profesor en la Johns Hopkins University SAIS Europe, y moderada por Lara Lázaro, investigadora principal de Cambio Climático del Real Instituto Elcano, analizó los diferentes vectores de la transición energética, en clave europea, pero con el foco puesto en nuestro país.

  

Lara Lázaro introdujo las principales cuestiones a considerar en el desarrollo de la mesa, identificando la transición energética como un reto de magnitud planetaria y confiando en escuchar propuestas sobre qué tecnologías pueden contribuir a encontrar la solución entre todos los agentes implicados. Mencionó también en su introducción el problema de la extracción de tierras raras, necesarias en algunas tecnologías, lo que conlleva un componente geopolítico de peso. Además, se analizó el estado del arte de esta transición energética a nivel europeo.

  

En la presentación de Mariano Marzo, la moderadora puso de manifiesto la falta de conocimiento e información de la ciudadanía respecto de algunos temas que la afectan directamente, como el que motiva la mesa redonda, entorno al sector energético, agradeciendo la labor divulgativa de este catedrático de la Universidad de Barcelona en el marco de su trayectoria profesional. Su intervención respondió a la cuestión sobre qué papel tiene que jugar la Ciencia en la presente situación y cuáles son sus límites, destacando que la Ciencia y la Tecnología son imprescindibles para alcanzar una solución  a la necesaria transición energética. Igualmente, precisó que el calentamiento global  es consecuencia de un determinado desarrollo económico, demográfico sin precedentes, que ha sido posible gracias al uso de los combustibles fósiles. Comentó que desde 1950 se ha multiplicado por cinco el consumo energético, lo cual ha tenido sus consecuencias en el fenómeno del cambio climático. Así, para poder plantear bien el problema de la transición energética hay que considerar cuatro factores: demográfico, económico, energético y tecnológico. Dejando planteado el problema de cómo revertir la situación que, a pesar de movimientos como Fridays for Future, no podrán ser de resultados a corto plazo; y de “quién” va a asumir la gobernanza de este problema de dimensiones globales con ciclos políticos cortos. Entre las cuestiones a considerar: la descarbonización y la economía circular; sugiriendo que la solución, un gran acuerdo, debe basarse en el conocimiento científico y en un análisis impecable.

  

En la intervención de M.ª Luisa Castaño, introducida con la cuestión de la relación entre transición energética y transición ecológica, ésta plantea que la solución sí pasa por la Tecnología, y que, de hecho, el desarrollo y la evolución de las sociedades siempre se han caracterizado por el dominio de las distintas tecnologías que han permitido a la Humanidad obtener energía para cubrir sus necesidades, así: el motor de vapor, la combustión, la energía de fisión nuclear, las energías renovables y, en el futuro, con el dominio de la fusión nuclear. Otra cuestión es saber cuánto se va a tardar en dominar una energía que debería ser asequible, accesible y medioambientalmente sostenible. Destacó M.ª Luisa Castaño dos hechos relevantes: que la conciencia social, política y económica cada vez es más medioambiental y se ha convertido en una importante palanca para encontrar soluciones; y que existe un objetivo y una hoja de ruta, lo cual permite vislumbrar una ventana de oportunidad, aspecto que quiere señalar especialmente. 

  

Como científica y responsable de un equipo de personas que desarrollan su actividad en el marco de la I+D+i identifica el cambio climático como un desafío y piensa que la tecnología puede aportar soluciones; en este marco, lanzó varios mensajes: el primero de ellos, la necesidad de descarbonizar el sistema energético, y a la cuestión de ¿por dónde empezar? la respuesta es comenzar por la generación eléctrica, introduciendo tecnologías renovables autóctonas, como la solar y la eólica; aunque es evidente que utilizar el sol y el viento no va a ser suficiente, además de que, utilizar estas tecnologías requieren algo que todavía está por conseguirse: sistemas robustos, masivos y asequibles de almacenamiento. Entre ellos, se mencionan no solo el almacenamiento electroquímico en baterías sino el bombeo hidráulico, el almacenamiento mecánico en volantes de inercia, el almacenamiento térmico en sales fundidas (acoplados a sistemas termoeléctricos), entre otros. En el CIEMAT se está trabajando en todos los sistemas de almacenamiento que permitan cubrir toda la matriz característica de capacidad frente a tiempo de respuesta. 

  

En el segundo mensaje, abordó la cuestión de la eficiencia energética, bajo el lema “no hay megavatio más limpio que aquel que no se consume, el que ahorramos”, introduciendo también la cuestión de la electrificación del transporte (vehículos eléctricos). Comentó que el transporte no se reduce a moverse por las ciudades o entre ellas con un coche eléctrico, ya que la movilidad engloba los desplazamientos por tierra, mar y aire, siendo, en parte, de difícil electrificación, razón por la que serán imprescindibles combustibles alternativos a los fósiles, se precisarán también motores eficientes. El mayor porcentaje de consumo energético se produce en la edificación, sector en el que la cuestión de la eficiencia energética es determinante, así como el diseño de las ciudades y la ordenación del territorio para hacer frente de forma sostenible a la expansión demográfica.

  

Por último, el tercer mensaje, relativo al sector industrial, reflejando cómo la industria es la gran olvidada del país, y señalando que gran número de industrias son muy dependientes energéticamente, lo que hace que necesiten una solución a la medida que, junto con los temas mencionados anteriormente, requerirá de una importante dosis de innovación para adaptar, en cada caso, una tecnología diferente.

  

Al final de su intervención, M.ª Luisa Castaño mencionó el hecho de la hiperdigitalización de la sociedad y su impacto en la industria en general. Así, se refirió a Alemania, país que identificó la oportunidad en el sector industrial como “Industria 4.0”, cuarta revolución industrial, con introducción de sistemas digitales en todos los procesos, que también tendrá una repercusión en el sistema energético. Además, se refirió a la ciudadanía como actor en el sector energético, no sólo como consumidor; sino como generador, autoconsumidos y productor de energía gracias a la digitalización que, sin duda va a contribuir a generar oportunidades para alcanzar los objetivos propuestos. Entre sus frases finales de su intervención: “la Tecnología no tiene límites”.

  

El último participante, Simone Tagliapietra, abordó las políticas energéticas para la transición en Europa. Su primera reflexión coincidió con la de los anteriores integrantes de la mesa en el sentido de que “sin la Tecnología no podemos llegar a ningún sitio”; sin embargo, señaló que es necesario un equilibrio, muy delicado, entre las tecnologías y las políticas para poder seguir avanzando, ya que las políticas pueden acelerar o fomentar el desarrollo tecnológico, pero, igualmente, pueden retrasarlo. En Europa, en los últimos cinco años se ha tenido un marco extraordinario en el ámbito energético y ahora se abre un nuevo ciclo institucional, pero fue muy importante el Acuerdo de París para pasar del Acuerdo de Kioto a un Acuerdo que sí incluye a países emergentes, no sólo a los considerados desarrollados. Con respecto a los Objetivos por Carbón Neutro, como ejemplo, la percepción de la ciudadanía ha tenido su peso al ser un año electoral, ya que en algunos casos los ciclos políticos son tan cortos que se pueden retrasar decisiones cuando no van a tener un rédito político a corto plazo. Otro aspecto muy, muy importante, es el clima, refiriéndose al problema de China con la contaminación dados los niveles de contaminación que tienen y que pueden llevar a problemas políticos y sociales considerables. En Europa, las zonas más contaminadas son las zonas de exportación minera y las ciudades; pero aunque se tenga la tecnología para aumentar la eficiencia energética en las zonas habitadas, si no hay políticas que faciliten esa incorporación, será difícil que la ciudadanía participe en la solución del problema. 

  

Las fotografías que ilustran esta noticia son cortesía del Real Instituto Elcano.

Enlace al vídeo.

  
La directora del Departamento de Energía del CIEMAT participa en la mesa redonda "Transición energética y nuevo ciclo europeo" La directora del Departamento de Energía del CIEMAT participa en la mesa redonda "Transición energética y nuevo ciclo europeo"